Mostrando 1–12 de 96 resultados

Show sidebar

Lámpara Techo Bárbara

203,22
Añadir al carrito

Lámpara Techo Volcán

91,86
Añadir al carrito

Lámpara Techo Fust

43,19
Añadir al carrito

Lámpara Techo Manu

129,11
Añadir al carrito

Lámpara Techo Diábolo

230,75
Seleccionar opciones

Lámpara Techo Pompa

152,40
Añadir al carrito

Lámpara Techo Contes

43,19
Añadir al carrito

Lámpara Techo Big

121,91
Añadir al carrito

Lámpara Techo Espencer

117,94
Añadir al carrito

Lámpara Techo Teja

66,23
Añadir al carrito

Lámpara Techo Oval

133,02
Añadir al carrito

Lámpara Techo Mexi

109,74
Añadir al carrito

Lámparas de Techo

Las lámparas de techo son imprescindibles en cualquier hogar y en cualquier estancia: habitaciones, cocinas, salones, recibidores… Es un elemento que aporta luz de manera general. Algunas personas piensan que no es necesario prestarle atención a este elemento decorativo (aunque también funcional), pero no debería pasar desapercibido cuando pensamos en redecorar nuestro espacio. En Gaalam, os ofrecemos distintas opciones e ideas, para que tengáis la oportunidad de descubrir vuestro estilo y elegir el diseño que más se adapte a él.  Hay que recordar que con estas lámparas, el punto de luz se sitúa en la zona superior y de ella cuelga un cable que la sujeta. Desde siempre han sido el tipo más utilizadas, ya que lo habitual a la hora de iluminar es hacerlo de arriba a abajo. 

Existen diversos lugares donde colocar las lámparas colgantes, aunque lo más habitual es ubicarlas en la mesa del comedor, en la cocina, en la zona de estar del salón o sobre la cama del dormitorio. Aunque este tipo de lámpara sea la más corriente, no significa que sea poco original: pueden ser muy vistosas y llamativas. Podemos crear distintas tendencias combinándolas, por ejemplo, con la colocación de varias lámparas colgantes de tamaños y modelos distintos o iguales. Hay algunos factores que habría que tener en cuenta, como el hecho de no colocarlas demasiado arriba, ya que crea un efecto de distanciamiento y no suele quedar bien, o el tener cuidado con los techos bajos, ya que tienden a quedar mejor en los altos.

También, que las lámparas simétricas deben colocarse al mismo nivel y no a diferentes alturas: da una sensación de inestabilidad y acaba por confundir nuestra interpretación del espacio. Por otra parte, a no ser que las bombillas sean decorativas, evita que se vean: su diseño no está hecho para decorar un ambiente.  

Otros factores a tener en cuenta, serían el color de las paredes. Esto ayuda a resaltar o a integrar la presencia de lámparas, en función del objetivo que se busque, por ejemplo: si el objetivo es definir el contorno blanco de algunos modelos, los tonos ideales serían los medios (grises, marrones o tostados).  

En algunos ambientes se podrían utilizar lámparas decorativas, sustituyendo los elementos decorativos clásicos. Cuando la mesa del comedor es amplia, es buena idea colocar varias lámparas que sean idénticas en línea: de esta manera todos los comensales quedarán correctamente iluminados. En un espacio ya decorado, es conveniente utilizar piezas sencillas y estudiar cómo va a derivar la luz de cada color. Los tonos anaranjados y amarillos por ejemplo, aportan calidez, mientras que los blancos proporcionan más luminosidad y un ambiente más frío.